Restaurante “Salón Goethe”

40 plazas

Al que seguramente es el cliente más famoso del Auerbachs Keller, “Goethe”, se le rinden honores mediante el “Salón Goethe”, que presenta un abovedado de estilo gótico. Tanto en el “Fausto” como en sus cartas el autor hacía múltiples referencias a este restaurante que él tan bien conocía. El sitio en el que se acostumbraba a sentar, sin embargo, seguirá siendo un secreto. De este modo, todavía hoy cualquier cliente pude imaginarse sentado en su lugar.

Varias imágenes y documentos colgados en las paredes siguen recordándonos a Goethe y a otros clientes famosos del Auerbachs Keller.

Los cuadros semicirculares pintados en 1625 por Andreas Bretschneider se cuentan entre las obras de arte más importantes que alberga el “Salón Goethe”. Las pinturas hacen referencia a la historia de la ciudad y de la cultura. El que por aquel entonces fuera el dueño, el Sr. Johann Vetzer, necesitaba una prueba de que la famosa historia popular tenía sus orígenes en el Auerbachs Keller. Por este motivo hizo que se pintara la escena de la cabalgata del tonel y del Schlampamp, el alegre festejo de los estudiantes, que tuvieron lugar 100 años antes.

la carta de vinos